jueves, abril 19, 2007

Mi primera entrada

Aquí me encuentro, estudiando y analizando el tipo de ideas que quiero plasmar en mi blog. No es este el primer intento, pero este será el definitivo.

Hace unos días estuve pensando en que ya el mes que viene será un año de que estemos aquí. Ja... recién llegué habría pensado que no resistiría mas de 6 meses aquí, y es que a pesar de que estoy relativamente cerca, es duro salir de tu país y dejar a tus afectos, mi mami, papi, mi hermano y todos mis amigos. Además somos personas acostumbradas al calor y llegar a un sitio frio donde los días son cortisimos deprime aún mas. Al inicio de esta aventura en este país, mentiría si digo que no lloré nunca... de hecho, los primeros meses lo hacía todos los días. Y es que se extraña todo, la familia, la gente, la comida... incluso el desorden general en el que vivíamos en Venezuela, todo eso hace falta, incluso ahora, solo que ya el corazón no tiene lágrimas así que solo se recuerda con nostalgia.

Mis primeros meses aquí fueron difíciles especialmente para mí, por que mi esposo trabajaba y a mis niños los tuve en un jardín, la que no hacía nada era yo, una persona acostumbrada a trabajar siempre y de paso con este condenado frio que me llegaba a los huesos, a pesar de que como ya dije... no estoy tan lejos y no hace tanto frio.

Ahora siento que estamos un poco mas tranquilos, mas estables. Ya tengo trabajo, así que ya tengo en que ocupar mi tiempo y mi mente... y ahora me doy cuenta de lo rápido que pasa el tiempo y bueno... ya casi un año aquí, preparandonos nuevamente para el invierno, pero ya con la experiencia previa de saber lo que nos espera.

3 comentarios:

Dabart dijo...

Pues bienvenida tu tambien a la blogosfera compatriota exiliada!... Vendrè a visitarte con frecuencia asi que mantèn tu "Ranchito virtual" decente! jejeje.... por cierto: eres bienvenida en el mio...
Saludos desde Italia!

Fotos dijo...

Yo estuve un año completo llorando todos los días, si eso te complace en algo.

El frío es algo horrible y solamente asomarse a la ventana y no ver el azul del cielo de Caracas sino todos los días un nublado gris deprime un montón.

No leí en que estás trabajando, te felicito por ello.

Tahylú dijo...

Gracias por sus comentarios.

La verdad es que necesitamos el sol, cual flores del campo. Los días grises y el frio de verdad deprimen mucho. Para el caso de las personas que viajan a Chile, lo mejor sería venirse en verano, en esta estación el sol inclemente al menos en cierta forma te hace recordar a Venezuela y el cambio de estación es mucho mas fácil, pero llegar en invierno, como me sucedió a mi es de lo peor, si ese mismo día en la mañana estaba en Maiquetía con mucho calor y llegué y el frio era arrollador. En invierno la cosa cambia radicalmente, ni siquiera en Mérida llegas a sentir tanto frio. Asomarse todos los días a la ventana y ver el cielo gris es horrible y ni que decir de el hecho que a las 5 de la tarde ya casi está de noche.